CAPÍTULO 6

 

Justo unas semanas antes había tenido otra discusión con el hombre. Suspiró. Éstas cada vez eran más frecuentes y más fuertes. Con el paso de los años, sobre todo de la última década, el tono autoritario de su voz y sus amenazas habían dejado de causarle tanta impresión.

— ¡Te quedarás en la calle!

—Quizá sería mejor que esto.

— ¡No tienes derecho a quejarte! Has vivido entre algodones toda tu vida.

—Nunca he dicho que quisiera vivir entre algodones. Preferiría que tuviéramos menos dinero y careciéramos de toda esa prestancia de la que alardeas y así haber podido estudiar lo que yo realmente quería.

— ¡Me he deslomado en tiempos de guerra para poder pagarte la matrícula en la universidad y ahora me vienes con estas? Dime, ¿Qué es mejor que una ingeniería o una carrera de economía?

— Medicina — Afirmó con convicción. —Poder curar a los enfermos, investigar sobre como erradicar enfermedades. Nuestro país necesita médicos comprometidos para salir adelante

El hombre soltó una carcajada — ¿Qué pasaría entonces con la compañía? ¿Desde cuándo un médico está capacitado para desenvolverse en el mundo de las finanzas? Deja de soñar Juan. Admito que la del médico es una profesión de prestigio, pero tu futuro está escrito desde que naciste.

— ¡Ojalá hubiera nacido en otra familia!

—Mira, eso no te lo voy a discutir — respondió el anciano con cansancio.

—Padre, podrás encontrar a alguien más capacitado que yo para ocupar tu puesto.

—No toleraré que me digas que hay alguien que está más capacitado que tú. ¡Has sido educado para esto! Y se terminó esta conversación. Me niego a dejar el legado familiar en manos de un desconocido.

—Siempre tienes que tener la verdad absoluta ¿No? No admites que haya opiniones diferentes a la tuya.

—Esto no se trata de opinar, Juan — le respondió —. Se trata del futuro, de tu vida, de la empresa y, por consiguiente, del bienestar de la mayoría de las familias que viven en esta zona y que trabajan para nosotros.

—No me vengas ahora de humanitario.

—Escúchate ¿Quién es el que no quiere razonar?

 

Uno de los motivos por los que el chico aún no había cumplido sus amenazas de marcharse, era su madre. Aquella buena mujer, criada en una cuna de clase alta, había demostrado en los últimos años su eficacia para la supervivencia. Colaboraba con su marido y contribuía en la gestión no solo de la economía familiar y de parte de las vecinas del barrio, sino también en la de la empresa. Ella había sugerido ciertas asociaciones con empresas análogas gracias a las cuales la compañía se había mantenido a flote. Sin duda, Fernando y Paloma formaban un buen equipo.

—Me parece increíble que tú tampoco me comprendas — le había confesado con tristeza a la mujer.

—Juan, tienes que entenderle — Respondió levantando la vista de los trapos que estaba remendando.

—En ésta familia estáis todos obsesionados con la empresa. ¡Hasta Cecilia no piensa en otra cosa!

—Todos apoyamos a tu padre y tú también deberías hacerlo.

—Admiro su trabajo y su labor, pero no quiero ser quien le suceda. No quiero pasar el resto de mi vida junto a las cubas de galvanizado y con la responsabilidad de que tantas personas dependan de mis decisiones.

—Estoy segura de que eres tan capaz como tu padre.

— No estoy hecho de su misma pasta y ¡Él no atiende a otras razones que no sean las suyas!

—Entonces demuéstrale que puedes con esto y gánate su respeto. Quizá luego puedas negociar con él.

No creía demasiado en éstas palabras. Habían sido su única esperanza de durante algunos meses, pero las cosas habían cambiado muy deprisa en las últimas semanas. Empezó su trabajo en Metales Villanueva pensando que sería algo temporal, pero cuanto más pasaba el tiempo, más atrapado se sentía.

Después de un breve paseo por su despacho, volvió a sentarse en la silla. Tenía un libro encima de la mesa. Una novela. La cogió con cariño y justo cuando la estaba abriendo picaron a la puerta. La guardó rápidamente en un cajón.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s