CAPÍTULO 13

El inspector Sierra se reclinó en la silla de su oficina, lanzó su lapicero al aire con la intención de cogerlo al vuelo con tan mala suerte que éste terminó en el frío suelo de madera. Lamentó tener que agacharse para recogerlo pues su pierna de madera le dificultaba ciertos movimientos. Aquel día daría su siguiente paso en la investigación, esperando que le acercara un poco más a la solución del misterio de la desaparición y muerte de Luisa.

En primer lugar, acompañado por Gonzalo, fue a visitar a la familia de la víctima. Su agente más fiel le seguía con varias hojas dispuesto a tomar nota. Fueron recibidos en el modesto salón. Tenía un escaso mobiliario bastante deteriorado pero aun así le pareció un lugar de lo más confortable. Mercedes, la madre de la chica, sirvió un café y unas galletas caseras, pero nadie, excepto Gonzalo, las probó. La situación era de lo más tensa. Todos parecían muy afectados por la muerte de Luisa sobre todo cuando habían comprobado que el zapato que el inspector había visto en el acantilado podría perfectamente pertenecerle. El desconsolado grupo ahora solo quería saber qué habría pasado con la chica.

 

—No lo entiendo — decía el cabeza de familia —, Luisa llevaba una vida completamente normal.

 

—Quizá no todo el mundo viese con buenos ojos que decidiera ponerse a trabajar y sobretodo se atreviera a publicar un libro — sugirió el inspector.

 

—Mi hermana era muy cabezota — interrumpió Andrea —. Yo le dije que dejase de pensar en tonterías y se dedicase a buscar un buen marido.

 

— ¿No tenía pensado casarse?

 

—No — respondió la chica —, esa era la discusión de todos los días en esta casa.

 

Sus padres la fulminaron con la mirada y Gonzalo también la miró de reojo. El inspector pensó que aquel había sido un comentario sin lugar a dudas de lo más interesante.

 

—Continúe, por favor.

 

Andrea, haciendo caso omiso de las miradas de los demás continuó acaparando el protagonismo, cosa que le encantaba.

 

—Mi padre, con lo generoso que es — dijo mirando al hombre que pareció devolverle una mirada de advertencia —, al terminar la guerra permitió que mi hermana empezase a estudiar, además así nos dejaría a todos en paz con sus sermones sobre por qué tenemos que aprender a leer bien y saber matemáticas ¡No están los tiempos para esas tonterías! La condición que le puso fue que tendría que casarse. ¿Es lógico no? Él quiere lo mejor para nosotras, por eso a mí me han desposado con Francisco Arias y ahora soy la mujer más feliz del mundo. ¿Quiere ver mi anillo?

 

—Precioso, señorita — contestó el inspector un tanto descolocado ante tanta petulancia. Las dos hermanas no se parecían en nada. — ¿Y ya tenían algún candidato para Luisa?

 

—Bueno….

 

—Un joven que trabaja cerca de aquí — interrumpió el padre. — Es el hijo del pescadero a quien sirvo como proveedor. Un buen chico, sí, señor. Quedó muy afectado por… bueno, la muerte de mi hija.

 

— ¿Podría decirme su nombre?

 

— Alejandro Ramos — Gonzalo tomó nota —. Podrá hablar con ustedes cuando lo deseen.

 

—Y dígame, ¿Cuándo se celebraría la supuesta boda?

 

—Nunca — intervino Andrea.

 

—Por Dios hija, ¿Quieres hacer el favor de tener la boca cerrada? —Regañó su madre —. Teníamos problemas para encontrar una fecha dado que Luisa era un tanto reacia a casarse.

 

—Y una última pregunta, ¿Qué pueden decirme sobre Juan Villanueva? Por lo visto su hija le escribía cartas que nunca llegaba a enviar.

 

— El señor Villanueva es un joven formidable, sin duda. Le espera un futuro prometedor y es además una excelente persona.

 

—Fue quien ayudó a mi hermana a publicar su libro y eso, a mis padres no les gustó demasiado.

 

—Bueno — balbuceó el padre comenzando a enfadarse — entienda usted inspector, somos una familia modesta. Un solo paso en falso y mi hija podría buscarse la ruina, sobretodo, viendo cómo están los tiempos…

 

Todos se quedaron en silencio unos segundos. Luisa estaba muerta. Ciertamente, la ruina la había encontrado.

 

—Muchas gracias. Es todo por el momento.

 

 

 

 

Anuncios

One thought on “CAPÍTULO 13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s